cortenaranja

El Blog de Naranjas Vita

naranjas perfumesMás allá de las propiedades gastronómicas de las naranjas, su uso en cosméticos y perfumes vienen a demostrar que sus beneficios van más lejos que lo que aporta su consumo. En aromaterapia la esencia de naranja suministra al cuerpo determinados parabienes, pero es en el mundo de los perfumes donde el característico aroma cítrico de las naranjas aporta todos sus matices contribuyendo a crear las fragancias más famosas del mundo.

Antes de ser una naranja, cuando el árbol está en flor, ya se aprecian los aromas de la fruta. La flor del naranjo es una de las pocas tiene que nombre propio, y no uno, sino dos. En algunas localidades, especialmente en el sur peninsular, a la flor del naranjo se la conoce como azahar. Su aroma inunda las calles de Sevilla, donde se cuentan los naranjos por decenas de miles. En otras áreas se conoce a la flor de la que nace la naranja como Neroli.

La leyenda de la flor del naranjo

Se cree que fue el perfumista italiano Della Porta el primero extraer la esencia de las flor de las naranjas para crear un perfume. El aroma cítrico y fresco tuvo gran acogida entre las cortesanas de la época, que pronto lo incorporaron a sus tocadores. Aunque fue una de ellas, la princesa de Nerola, la principal impulsora del aroma que desprende la flor de azahar. María de Trémoille, princesa de la región de Nerola, se encaprichó del aroma de las naranjas. Se dice que perfumaba sus guantes en la esencia para llevar consigo siempre el característico olor fresco. Tal fue su labor de difusión de esta esencia que a la flor del naranjo se la conoce en su honor como “neroli”, y por ende a los perfumes de flor de azahar.

Pero no solo de la flor se extraen aromas de las naranjas. La piel, o cáscara, también es una fuente importante de aromas, consiguiendo interesantes mezclas con la esencia de la flor, incluso con la extraída de las hojas. Hoy en día el aroma de las naranjas se utiliza en perfumes indicados para mujeres jóvenes, por las trazas de frescor, que denotan juventud, aunque es un aroma que no tiene edad. La alquimia de los perfumes también integra el olor en fragancia afrodisíacas, atendiendo a una supuesta motivación generada por las "naranjas" en lo referente a las labores maritales.